incomodo.es.

incomodo.es.

¿Por qué deberías preocuparte por la ergonomía en tu lugar de trabajo?

La importancia de la ergonomía en el trabajo

Si eres un adulto en el mundo laboral, probablemente pasas al menos 8 horas al día sentado frente a una pantalla de ordenador. Pero, ¿alguna vez te has planteado si tu puesto de trabajo es ergonómico?

La ergonomía es el estudio científico de las interacciones entre el ser humano y su entorno laboral. Y aunque no lo parezca, una mala ergonomía puede causar una gran variedad de problemas físicos, desde dolores de espalda hasta tensión muscular crónica, que se traducen en baja productividad, absentismo, y en casos más severos, accidentes laborales.

Es por eso que la ergonomía es esencial en el lugar de trabajo. En este artículo te explicaremos por qué deberías preocuparte por ella y cómo puedes mejorar la ergonomía de tu puesto de trabajo para maximizar tu comodidad y bienestar.

¿Qué es la ergonomía?

La ergonomía es la ciencia que estudia el ajuste entre el ser humano y su entorno de trabajo. El objetivo de la ergonomía es diseñar el entorno de trabajo para maximizar la comodidad y productividad de los trabajadores y minimizar el riesgo de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo.

En términos simplistas, la ergonomía busca diseñar los productos, herramientas y sistemas de trabajo para que sean cómodos, fáciles y seguros de usar. Un puesto de trabajo ergonómico es aquel que minimiza el estrés físico y mental en el cuerpo humano y maximiza la comodidad y la productividad.

¿Cuáles son los beneficios de la ergonomía en el trabajo?

Reduce el dolor y la fatiga

Uno de los beneficios más importantes de la ergonomía en el trabajo es la reducción del dolor y la fatiga física. Cuando trabajamos en un entorno ergonómico, nuestros músculos y huesos están en una posición natural y segura, lo que reduce la tensión y el esfuerzo en el cuerpo. Esto puede ayudar a prevenir el dolor de cuello, hombros, espalda y muñecas, y también puede combatir la fatiga causada por una mala postura o un esfuerzo físico excesivo.

Mejora la postura y la movilidad

Un puesto de trabajo ergonómico también puede mejorar la postura y la movilidad del trabajador. Con un diseño adecuado del puesto de trabajo, el trabajador puede sentarse en una posición cómoda y natural sin tener que inclinarse o girar para usar la pantalla del ordenador o el teclado. Como resultado, la postura se mantiene adecuada y se evita el dolor de cuello y hombros. Además, con los brazos y las piernas en la posición correcta, se reduce la tensión muscular y se mejora la movilidad.

Aumenta la productividad

Trabajar en un entorno ergonómico también puede aumentar la productividad en el trabajo. Cuando los trabajadores se sienten cómodos y sin dolor, pueden concentrarse mejor en su tarea y trabajar durante períodos de tiempo más largos. Además, cuando se evita la fatiga y la tensión muscular, los trabajadores pueden mantener un alto nivel de actividad física sin comprometer su rendimiento mental.

Reduce el absentismo y la indemnización

Un entorno de trabajo ergonómico también puede reducir el absentismo y la indemnización por enfermedades o lesiones relacionadas con el trabajo. Cuando los trabajadores están cómodos y libres de dolor, es menos probable que tomen tiempo libre por enfermedad o lesiones relacionadas con el trabajo. Al mismo tiempo, un entorno de trabajo ergonómico también puede reducir el riesgo de lesiones laborales y reducir la exposición a productos químicos, radiación y otros riesgos en el lugar de trabajo.

¿Cómo mejorar la ergonomía en el lugar de trabajo?

Algunos cambios simples en el lugar de trabajo pueden mejorar significativamente la ergonomía. Muchos de estos cambios son fáciles de aplicar y pueden ser realizados por el propio trabajador. Sin embargo, en algunos casos puede requerirse la consulta de un experto en ergonomía.

Posición adecuada del cuerpo

La posición adecuada del cuerpo es clave para una buena postura y una ergonomía saludable. Para ello es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • La vista debe estar al mismo nivel de la pantalla del ordenador.
  • La cabeza debe estar erguida y los hombros deben estar relajados.
  • Los codos deben estar cerca del cuerpo y en un ángulo de 90 grados.
  • Los pies deben estar apoyados en el suelo o un reposapiés.
  • Evitar cruzar las piernas durante mucho tiempo ya que puede provocar mala circulación.

Uso de mobiliario adecuado

El mobiliario de trabajo es otro aspecto importante que se debe tener en cuenta para mejorar la ergonomía en el lugar de trabajo. En este sentido, es importante:

  • Usar una silla con respaldo ajustable que permita apoyar la espalda.
  • Asegurarse de que la silla sea lo suficientemente amplia para sentarse cómodamente.
  • Tener una mesa adecuada que permita colocar la pantalla del ordenador a la altura adecuada.
  • Usar una lámpara adecuada para evitar reflejos y sombras.
  • Usar herramientas y equipos ergonómicos que permitan trabajar en diferentes posiciones.

Realizar pausas

Realizar pausas es importante para evitar fatiga, dolor y lesiones relacionadas con el trabajo. Debes tomar descansos regulares para estirar tus músculos y cambiar de posición. Si trabajas en un ordenador, es recomendable tomar un descanso de 5-10 minutos cada hora.

Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento son una buena forma de reducir la tensión muscular y mejorar la circulación en el trabajo. Algunos ejercicios simples que puedes hacer son:

  • Estirar los hombros: levanta los hombros hasta las orejas y bájalos repetidamente.
  • Estirar la columna vertebral: inclínate hacia delante y hacia atrás mientras estás sentado en tu silla.
  • Estirar los dedos: extiende tus dedos y muévelos suavemente para mejorar la movilidad.
  • Estirar el cuello: inclina tu cabeza hacia la izquierda y la derecha y mantén la posición durante unos segundos.

Conclusión

La ergonomía es esencial en el lugar de trabajo. No solo puede mejorar el bienestar y la comodidad del trabajador, sino que también puede mejorar la productividad y reducir el absentismo y las indemnizaciones. Pequeños cambios, como la posición adecuada del cuerpo, el uso de mobiliario adecuado, la realización de pausas y ejercicios de estiramiento, pueden hacer una gran diferencia en la ergonomía del lugar de trabajo. Si quieres maximizar tu comodidad y mejorar tu salud en el trabajo, asegúrate de que tu puesto de trabajo sea ergonómico y examine regularmente la ergonomía del mismo.