incomodo.es.

incomodo.es.

El mayor miedo de un videoconferencista: apagar la cámara en lugar de silenciar el micrófono

Introducción

Con la pandemia de COVID-19 en pleno apogeo, el trabajo desde casa se ha convertido en la nueva normalidad para muchas personas. Algunas de estas personas tienen miedo de activar accidentalmente la cámara mientras se preparan para una reunión en línea, y este hecho les causa mucha ansiedad.

La ergonomía y la tecnología

La ergonomía ha sido un campo de estudio importante durante décadas, y la tecnología moderna ha añadido una nueva dimensión a este campo de estudio. Con más y más personas trabajando desde casa, es importante considerar cómo el uso de tecnología - como las videoconferencias - pueden afectar la ergonomía de los trabajadores.

Posturas saludables para videoconferencias

  • Usar una silla adecuada y ajustable para el trabajo en el ordenador
  • Sostener la cabeza y el cuello erguidos
  • Colocar los pies planos en el suelo o en un reposapiés para evitar tensión en la espalda baja
  • Colocar el teclado a una altura cómoda para escribir sin tensión en los brazos

El mayor miedo de un videoconferencista

Para aquellos que son sensibles a la tecnología, uno de los mayores miedos en una videoconferencia es activar accidentalmente la cámara de vídeo en lugar de silenciar el micrófono. Si esto sucede, la persona puede sentirse avergonzada o perder la atención del grupo en cuestión.

Consejos para evitar que se active la cámara por error

  • Conocer la plataforma de videoconferencia antes de la llamada, incluyendo cómo activar y desactivar la cámara y el micrófono
  • Usar un post-it para recordar que la cámara está encendida
  • Practicar la videollamada con amigos o familiares antes de una reunión importante para que se sienta cómodo con la plataforma
  • Dejar la cámara cubierta con una pegatina o una pieza de papel

El papel del humor en situaciones incómodas

La risa es a menudo la mejor medicina para las situaciones incómodas. Si alguien activa accidentalmente la cámara en lugar de silenciar el micrófono, el humor puede ayudar a aliviar la tensión de la situación.

Humorístico pero profesional

Es importante recordar que las videoconferencias son todavía un espacio de trabajo profesional. Aunque el humor puede ayudar a mitigar el estrés, es importante ser consciente de cómo el humor puede ser percibido en un contexto profesional y asegurarse de que no sea ofensivo o inapropiado.

Conclusión

Las videoconferencias se han convertido en la nueva forma de trabajar en el siglo XXI y pueden ser un reto para algunas personas. Es importante recordar que la ergonomía y la tecnología están intrínsecamente relacionadas, y que los problemas tecnológicos pueden tener consecuencias para la ergonomía.

El mayor miedo de un videoconferencista es activar accidentalmente la cámara en lugar de silenciar el micrófono. Para evitar activar la cámara accidentalmente, se pueden seguir algunos consejos sencillos. Si una persona activa accidentalmente la cámara, el humor puede ayudar a aliviar la tensión de la situación.