incomodo.es.

incomodo.es.

Comprueba tu silla antes de sentarte

¿Te duele la espalda?

Si la respuesta es sí, puede que el origen de tus dolores esté en la silla en la que te sientas. ¿Es cómoda? ¿Está diseñada para ti? Estas son algunas de las preguntas que debes hacerte antes de sentarte en una silla.

La importancia del diseño ergonómico

El diseño ergonómico se centra en el usuario y su confort. Se encarga de diseñar objetos que se ajusten a las necesidades y características físicas de las personas. En el caso de una silla, el diseño ergonómico es fundamental para evitar dolores y lesiones.

Una silla ergonómica tiene un diseño que se adapta a la fisonomía del usuario, lo que permite una buena postura. Además, tiene elementos que se ajustan a las necesidades individuales como, por ejemplo, la altura del asiento, el ángulo de inclinación o el apoyo lumbar.

Los riesgos de una silla inadecuada

Las personas que pasan muchas horas sentadas en una silla inadecuada tienen más riesgo de sufrir dolores de espalda o lesiones. La postura que adoptamos al sentarnos en una silla puede afectar a la columna vertebral. La falta de apoyo lumbar o la altura incorrecta del asiento pueden dañar la postura y provocar dolor de espalda.

Además, una silla no ergonómica puede ser perjudicial para otras zonas del cuerpo, como el cuello, los hombros o las piernas.

Cómo elegir una silla ergonómica

Si quieres comprar una silla ergonómica, debes tener en cuenta varios factores:

  • Altura ajustable: la silla debe permitirte ajustar la altura del asiento para que tus pies estén apoyados en el suelo y tus rodillas formen un ángulo de 90 grados.
  • Respaldo ajustable: el respaldo debe adaptarse a la curvatura de tu espalda para que te proporcione un buen soporte lumbar.
  • Asiento cómodo: el asiento debe ser acolchado y cómodo para que no te canses al sentarte en él durante varias horas.
  • Apoya brazos: los apoya brazos correctos te permiten apoyar las manos sin tensar hombros ni mandíbula.
  • Ruedas: Si trabajas sentado en una oficina y necesitas desplazarte de un lado a otro sin levantarte, la silla debe tener ruedas para facilidad de desplazamiento.

Recuerda que una silla ergonómica no solo debe ser tu elección en el trabajo, sino también en casa. Si pasas varias horas al día sentado, debes preocuparte por tu salud postural.

Posturas para sentarse correctamente

Una vez que tienes tu silla ergonómica, es importante que la ajustes adecuadamente y que adquieras una postura correcta al sentarte.

La postura ideal es aquella en la que la columna vertebral está recta y los hombros relajados, los pies están apoyados en el suelo y las rodillas forman un ángulo de 90 grados. Los brazos deben estar apoyados sobre la mesa o en los reposabrazos de la silla, y las manos deben quedar en línea con el teclado del ordenador.

Otra postura recomendada es la postura activa, en la que el usuario se mueve y cambia de postura durante la jornada laboral.

Conclusiones

La elección adecuada de una silla ergonómica es fundamental para mantener una buena salud postural y prevenir dolores y lesiones. La silla debe adaptarse a tu cuerpo y a tus necesidades individuales para que puedas mantener una postura correcta y no sufrir dolores de espalda. Además, es importante que adquieras una postura correcta al sentarte para reducir la posibilidad de lesiones.

No subestimes la importancia de una buena silla; protégete a ti mismo y no te arriesgues a pasar por situaciones incómodas. Recuerda, antes de sentarte, comprueba que tu silla cumple con los principios básicos del diseño ergonómico.