incomodo.es.

incomodo.es.

Historias de cargadores malditos

Introducción

¿Alguna vez te has preguntado por qué los cargadores se rompen tan fácilmente o por qué se enredan tan fácilmente? Estas situaciones pueden parecer simples, pero en realidad son el resultado de años de diseño de productos que no han tomado en cuenta la ergonomía. Si bien la ergonomía a menudo se asocia con la comodidad y la salud, también es importante considerarla en la diseño de productos para evitar situaciones incómodas y frustrantes, como las historias que se presentarán a continuación.

Historia 1: El enredo interminable

Mi primer celular tenía un cable de carga largo y resistente que parecía ser indestructible. Sin embargo, el verdadero problema era su capacidad de enredarse en cualquier cosa y todo lo que tocaba. Nunca olvidaré una vez que estaba corriendo para atrapar el autobús y sacar mi celular para llamar para que me esperen, sólo para darme cuenta de que mi cable de carga se había enredado en mi bolso y no podía sacarlo. Termine perdiendo el autobús y mi paciencia por completo. Escribo esto como un recordatorio para todos aquellos que diseñan productos: la longitud y la flexibilidad del cable de carga son importantes, pero también lo es su capacidad de no enredarse con cualquier objeto que tenga cerca.

Historia 2: El cargador de pared imposible de retirar

En una ocasión estaba cargando mi teléfono antes de ir a dormir, pero cuando llegó la hora de desconectar el cargador, me di cuenta de que no podía quitarlo. Parecía que estaba pegado a la pared y no importaba cuánto lo intentara, sólo podía moverlo unos pocos milímetros antes de que volviera a su posición original. Después, descubrí que el cargador de pared encajaba demasiado apretado en el enchufe, lo que hacía que fuera difícil de sacar. Una vez más, esto demuestra que la ergonomía es importante en cada etapa del proceso de diseño del producto.

Historia 3: El cargador que nunca carga

A menudo he enfrentado el problema de conectarme para cargar mi dispositivo y descubrir que no se está cargando. Me he dado cuenta de que esto es un problema común entre muchas personas, y algunos incluso piensas que sus dispositivos están defectuosos, pero en realidad es el cargador lo que está fallando. Afortunadamente, la solución es simple: diseñar adecuadamente los pines del cargador para resolver este problema.

Conclusión

Estas historias son sólo algunos ejemplos de cómo la ergonomía es importante en el diseño de productos. Los cargadores son sólo un ejemplo, pero muchos otros productos nos afectan diariamente y deberían ser diseñados teniendo en cuenta nuestro confort y la funcionalidad. Si eres diseñador o trabajas en producción, es importante desarrollar tu comprensión de la ergonomía para evitar estas situaciones frustrantes, y hacer que el mundo sea un lugar más cómodo para vivir.